VisigothicPal: anotacion

En los dos post anteriores [intranet y terminología] hemos visto la terminología de descripción paleográfica definida en las plataformas “Pal” y cómo se adapta específicamente al caso de VisigothicPal. En este post veremos como estos términos funcionan de forma práctica, esto es, al hacer una anotación.

Anotar, desde el punto de vista de DigiPal, consiste en hacer un recorte dentro de la imagen original de nuestro manuscrito de estudio de un área que resulte relevante a nivel paleográfico y describirla pormenorizadamente. Las anotaciones, el proceso de hacer anotaciones, es lo que nutre la base de datos con la información necesaria para que después podamos realizar búsquedas detalladas de características gráficas. Digamos que nos interesa ver como el trazo descendente de la letra “g” ha ido evolucionando a lo largo de nuestro corpus. Para ello tendremos que no solamente haber “recortado” ejemplos de letras “g” sino haber descrito sus componentes y los rasgos de los mismos: si el trazo descendente (o como queramos llamarlo) es recto, se curva a la izquierda o a la derecha, está cerrado… Por supuesto, también podemos limitarnos simplemente a pedir a la base de datos que nos muestre ejemplos de letras “g”, sin tener en cuenta el diseño de su caído. Todo dependerá de las particularidades de nuestro corpus y del grado de detalle al que queramos llegar. Eso sí, antes de hacer una anotación hemos tenido que nutrir a la base de datos con los caracteres, alógrafos etc. a analizar como indicado en el post anterior.

Para hacer anotaciones hemos de seleccionar una imagen y abrirla con el modo de visualización simple, es decir, clicamos en ella. Una vez abierta, es más cómodo trabajar a pantalla completa seleccionando la primera opción del menú que nos aparece en el lateral izquierdo.

En ese mismo menú tenemos más opciones. De arriba a abajo: herramienta de seleccionar/deseleccionar, zoom, refrescar, editar anotación, guardar, borrar, modificar y marcar anotación. Veamos cómo hacer una anotación.

Seleccionamos la última casilla dentro del menú y marcamos el carácter que queramos anotar. La casilla resultante puede ajustarse arrastrando desde las esquinas o editarse en el futuro con la herramienta de editar. La casilla del carácter que hayamos seleccionado aparecerá remarcada en color azul. Azul significa que esa anotación está seleccionada; pasará a rosa si no está seleccionada ni guardada; amarillo cuando está guardada; verde cuando está guardada y descrita.

Una vez remarcado un carácter, en azul, el proceso de anotación comienza en el menú superior derecho. En primer lugar hemos de enlazar el carácter con una mano/escriba, en segundo lugar seleccionar de entre el menú desplegable el tipo de alógrafo.

En la imagen arriba podemos ver que el carácter correspondiente con la letra “b” está seleccionado. También se ha marcado ya que corresponde con la mano 1 y con el alógrafo “b” en el menú superior. Si clicamos en el “ojo” que aparece a la derecha veremos cuantos otros alógrafos de la misma letra ya han sido marcados/anotados en la imagen. Una vez guardada, nuestra anotación pasará a color amarillo.

Pasemos a describir los componentes y rasgos de los mismos de nuestro alógrafo, carácter “b”. En el mismo menú de anotación están incluidas opciones para compartir directamente nuestra anotación a través de un link, guardarla o borrarla, o añadir notas.

Como vemos en la imagen arriba, si seleccionamos nuestra anotación clicando en ella dos veces se abrirá el menú de componentes y rasgos donde podremos definir exactamente el aspecto del alógrafo basándonos en la terminología que hayamos definido. Una vez hecho, la anotación pasará a color verde. Esto significa que si, en el buscador de la web, buscamos por letras “b” o por letras “b” con “bow” ovalado, nos aparecerá este resultado. Podéis leer más sobre el proceso de anotación, en inglés, aquí.

Puede parecer un proceso complejo pero una vez que hemos hecho unas cuantas anotaciones se vuelve bastante automático. Es muy posible que en este proceso veamos cambios necesarios; nuevos términos a definir, nuevos rasgos… Siempre podremos modificarlos o añadir nuevos a través de la intranet.

 

Hasta aquí la información básica para poder trabajar con el software creado por el equipo de DigiPal. ¿Qué os parece? ¿Os animáis a probarlo con vuestro corpus? ¿Dudas? ¿Sugerencias?

Espero que os haya resultado útil!




VisigothicPal: terminologia

En el post anterior comenté cómo DigiPal ha conseguido encontrar la forma de desglosar las particularidades gráficas de la escritura con la intención de comunicarse de forma eficiente y objetiva con el ordenador. Partiendo de un ejemplo gráfico, en primer lugar se definen los caracteres que componen la escritura, para después pasar a los alógrafos que un mismo carácter puede presentar, a sus componentes y a los rasgos de éstos que hacen cada mano/escriba único. La plataforma permite definir, partiendo de esta base, la terminología que nosotros queramos y, por ese motivo, puede adaptarse de forma más o menos sencilla a diferentes tipos de escritura. En este post os comentaré la terminología que yo he adoptado para VisigothicPal. Por supuesto, es con la que a mí, a nivel personal, me resulta fácil trabajar no una propuesta universal y definitiva. La intención es que basándose en este ejemplo práctico cada usuario entienda qué elementos ha de considerar y cómo definirlos para su propio trabajo.

Caracteres

Entendíamos – o el software entiende – por carácter un conjunto de letras o signos en el sentido abstracto, incluyendo puntuación y signos de abreviación. Así, los caracteres que resulta necesario definir para clasificar ejemplos gráficos en escritura visigótica son todas las letras del alfabeto latino (obviamente omitiendo las letras j, ñ, v y w) tanto en minúscula como en mayúscula, las ligaduras y los nexos formados por estas letras, los caracteres que forman abreviaturas, y los signos de puntuación.

Para incorporar al sistema esta información, dentro de la intranet hemos de ir a la categoría “symbol” y de ahí seleccionar “characters” e ir añadiéndolos.

Alógrafos

Alógrafos se definen como las variantes reconocidas de un carácter. Es decir, todas las formas que la letra a, b, c etc. pueden tener. En escritura visigótica, además, hemos de incluir las formas adoptadas por influencia gráfica carolina, como la a o la g cerradas. En la tabla abajo podéis ver los alógrafos definidos en VisigothicPal.

Para incorporar al sistema esta información, dentro de la intranet hemos de ir a la categoría “symbol” y de ahí seleccionar “allographs” e ir añadiéndolos, sin olvidarse de irlos relacionando con sus correspondientes caracteres.

Componentes

Componente sería una unidad que, sola o combinada con otra, da lugar a un carácter o a un alógrafo. Por ser la definición de los componentes la más libre, establecer una terminología para su clasificación resulta más complicado. Para algunos expertos la letra b, por ejemplo, está formada por un ascendente y un arco, mientras que para otros tendría un asta y un ojo. Sin embargo, definir estos componentes y ser constante en el uso de los términos es fundamental ya que al introducir la información en la base de datos si no somos muy conscientes de cómo hemos denominado a cada componente no podremos hacer búsquedas. Tampoco podremos explicar a otros usuarios cómo hacerlas. En la tabla abajo podéis ver los componentes definidos en VisigothicPal.

Para incorporar al sistema esta información, dentro de la intranet hemos de ir a la categoría “descriptor” y de ahí seleccionar “components” e ir añadiéndolos, sin olvidarse de irlos relacionando con sus correspondientes caracteres y alógrafos.

Rasgos

Además de establecer los componentes de cada alógrafo y carácter, si queremos describir una muestra gráfica en detalle también hemos de definir aquello que los distingue, los rasgos. La lista de rasgos que un determinado componente puede adoptar puede ser realmente larga. A mi modo de ver, tanto a la hora de definir componentes como de definir estos rasgos, es mejor centrarse en el menor número de términos posibles para ser capaz de mantenerlos en la memoria de forma clara sin tener que recurrir a nuestras notas constantemente. Pensemos también que cuanto más sucintos seamos más fácil será para otros usuarios emplear nuestros términos. También podéis ver la lista abajo.

Para incorporar al sistema los rasgos de los componentes, dentro de la intranet hemos de ir a la categoría “descriptor” y de ahí seleccionar “features” e ir añadiéndolos, sin olvidarse de irlos relacionando en “component features”.

VisigothicPal: elementos de análisis

En la tabla siguiente podéis ver un resumen por tipo de carácter “letra” de los elementos en los que se desglosa el análisis gráfico en VisigothicPal. [NB. Os recuerdo el glosario de la web para definiciones de cada componente]

Character Allograph Component
a Caroline a stem + bow
a Visigothic a curve + upright
b b stem + bow
c c curve + head-stroke
d Uncial d stem + bow
d Visigothic d stem + bow
e e curve + bow + cross-stroke
e e caudata curve + bow + cross-stroke + virgule
e Open e curve + curve + cross-stroke
f f stem + head-stroke + cross-stroke
g Caroline g bow + down-stroke
g Visigothic g curve + down-stroke + head-stroke
h h stem + arch
i i upright
i Long i head-stroke + down-stroke
i Tall i upright
k k stem + bow + cross-stroke
l l upright
m m stem + arch + arch
n n stem + arch
o o bow
p p stem + bow
q q curve + head-stroke + down-stroke
r r upright + head-stroke
r Round r upright + bottom-stroke
s s upright + head-stroke
t Caroline t curve + head-stroke + upright
t Cursive t oblique + bottom-stroke
t Inverted beta t curve + curve + stem
t t curve + curve + head-stroke
u Suprascript v oblique + oblique
u u upright + upright
x x oblique + oblique
y y stem + head-stroke
z Caroline z head-stroke + oblique + bottom-stroke
z z curve + oblique + curve

Si queréis ver la tabla completa con imágenes, incluyendo ligaduras y nexos, signos de abreviación y puntuación, además de los rasgos de cada componente podéis clicar aquí.

En el próximo post veremos como todos estos términos se aplican de forma práctica y en post siguientes hablaré más en profundidad de su rationale.

.




VisigothicPal: el lenguaje ‘Pal’

Después de las vacaciones continuo con la serie de post explicandoos cómo funcionan las plataformas Pal y cómo podéis configurar vuestro propio “Pal”.

Uno de los grandes retos de DigiPal ha sido conseguir encontrar la forma de comunicarse de manera eficiente con el ordenador. ¿Cómo transformar la información contenida en las imágenes, en los recortes, en elementos que pudiesen ser procesados por el software? ¿Cómo describir la escritura de forma clara y precisa de forma que pueda ser entendida por todos? Pensemos en el sistema de búsqueda incorporado en las plataformas Pal, en las tablas que forman la base de datos relacional (ver post anteriores). A primera vista, un primer nivel de clasificación por archivos, fechas, lugares de origen y procedencia, o por escribas resulta sencillo. Sin embargo, continuar detallando el nivel de clasificación por  características paleográficas de cada mano, esencial en el análisis, es más complejo. ¿Qué caracteriza a la letra “a” y qué la hace diferente de un escriba a otro? Para solventar este problema DigiPal se ha desarrollado siguiendo un sistema jerárquico de categorización de la escritura para cuyo funcionamiento efectivo ha sido necesario la definición de nuevos conceptos: el lenguaje “Pal”.

En lenguaje “Pal” combina la categorización de la escritura atendiendo no solamente a su morfología sino también a su estilo (para saber más del proceso seguido, los por qué, ver aquí). A nivel morfológico, una letra “g” en escritura visigótica y una letra “g” en escritura carolina son claramente diferentes – la primera es abierta, similar a una “c” con trazo descendente, mientras que la segunda es cerrada en su parte superior, también con trazo descendente – a pesar de ser la misma letra. A nivel estilístico, una letra “d” minúscula, por ejemplo, puede trazarse con ascendente en garrote (grueso por la parte superior) o no dependiendo de la mano/escriba. ¿Cuántas variaciones son posibles dentro de cada letra y de cada mano? Si se pretende ser capaz de clasificar las muestras gráficas de forma detallada para poder luego recuperar los resultados todas esas variaciones han de ser consideradas, desmenuzadas para poder ser descritas y clasificadas. ¿Por dónde empezar?

Definir una terminología paleográfica precisa y común a todas las escuelas, a todos los especialistas y a todos los tipos de escritura dentro de un mismo sistema gráfico que pueda, además, ser transformada en “lenguaje informático” resulta, al menos por el momento, quimérico. Consciente de este problema, el equipo DigiPal buscó una solución dando un paso atrás, centrándose no en los términos que cada uno usa para describir cada tipo de escritura o cada variante gráfica sino en qué los caracteriza a todos como grupo. DigiPal se planteó dejar la opción de “poner nombre” a las cosas abierta a cada usuario. Así, comenzó trabajando con un grupo muy concreto de fuentes, en alfabeto latino, inglesas, siglo XI, pero con la ambición de hacer el software útil para otros corpora. La intención era crear algo que pudiese ser usado por todos para trabajar con sus fuentes, independientemente de su cronología y terminología al uso del investigador. Y, aunque seguro que os suena complejo, consiguieron hacerlo y funciona.

Conceptual model http://www.digipal.eu/blog/describing-handwriting-part-iv-recapitulation-and-formal-model/

Conceptual model. Source DigiPal: http://www.digipal.eu/blog/describing-handwriting-part-iv-recapitulation-and-formal-model/ 

El lenguaje de clasificación de DigiPal se basa, básicamente, en tres conceptos: “carácter”, “alógrafo” y “componente”.

Por carácter se entiende un conjunto de letras o signos en el sentido abstracto, incluyendo puntuación y signos de abreviación. Así, las letras “a”, “b”, “c” etc. son caracteres como también lo son el punto, la coma, o los acentos.

Por alógrafo se entiende una variante reconocida de un carácter. Podríamos decir que el carácter “a”, por ejemplo, tiene dos alógrafos, “a” Visigótica (abierta) y “a” Carolina (cerrada).

Componente sería una unidad que, sola o combinada con otra, da lugar a un carácter o a un alógrafo. Por ejemplo, los caracteres “d” y “b” tienen un mismo componente que podríamos llamar “ojo” o dos componentes que podríamos llamar “ascendente” y “arco”. Mientras que los dos primeros términos, carácter y alógrafo, son comunes en todos los tipos de escritura dentro del alfabeto latino, los componentes son definidos por nosotros adaptándolos a un tipo específico.

Partiendo de esta premisa, lo que el usuario de cualquier plataforma “Pal” ha de resolver es qué alógrafos necesita para caracterizar al tipo gráfico a analizar, cómo quiere denominar a los componentes de estos alógrafos, y cuales son las características de estilo de los mismos que hacen a cada componente distintivo.

En el próximo post comentaré los caracteres, alógrafos, componentes y rasgos en los que se basa VisigothicPal. 

.




VisigothicPal: intranet

Después de los post anteriores espero haber podido resumir en qué consiste DigiPal, las plataformas “Pal”, y las ventajas que puede aportar el uso de éste o de programas similares al estudio de fuentes manuscritas, especialmente cuando agrupadas en corpora masivos. En este y los post que siguen me centraré en explicar cómo funciona exactamente mi “Pal”, VisigothicPal, como referencia para todos aquellos que os animéis a descargaros el programa y aplicarlo a vuestro corpus. [NB. Avisad antes a algún miembro del equipo “Pal” original. Se aceptan colaboraciones y nuevos proyectos, como mi “Pal”]. Empezaré comentando cómo es la intranet de VisigothicPal y cómo irla configurando paso a paso.

visigothicpal_intro

Primer vistazo

Una vez que habéis descargado e instalado el software en vuestro ordenador – también podéis subirlo online a vuestro server y acceder online, como en mi caso, pudiendo trabajar desde cualquier lugar y de forma colaborativa – , veréis todas la opciones disponibles para configurar vuestro “Pal” como si fuese una carcasa vacía. Es decir, todas las opciones están ahí pero no hay ningún tipo de contenido. Para visualizar la información el software creará un visor/web de uso local que, igualmente, aparecerá vacío. Para poder trabajar con el software, por tanto, lo primero será añadir la información, las imágenes de los documentos con los que queráis trabajar, etc. [NB. Si hacéis vuestra plataforma pública, recordar respetar las leyes de copyright de cada archivo aplicadas a cada imagen].visigothicpal_intranet

El sistema DigiPal o las plataformas “Pal” están todas construidas de la misma forma; mediante una base de datos relacional (podéis ver exactamente en qué consiste también en la web de DigiPal, en inglés). En pocas palabras, el programa almacena la información añadida relacionando un aspecto con otro por campos de tabla. En esa tabla cada elemento es único y tiene su propio espacio que enlaza una cosa con otra. Como veréis por la imagen arriba el aspecto externo es muy similar al de una plataforma WordPress por ejemplo (más concretamente Mezzanine), con las “categorías” a la izquierda y una página de inicio directo a las principales. Nosotros iremos “rellenando” la información que nos va a ir pidiendo cada apartado/categoría. El programa la almacena en esa tabla, establece las relaciones, y después presenta los resultados al visualizarlo en web, online u offline. Clasificar la información de esta forma hace que sea muy sencillo cambiar algo en el momento que queramos; por ejemplo, si queremos cambiar el nombre de X, solo tendremos que hacerlo una vez ya que el sistema lo cambiará también en todas las ocasiones en las que ese campo X sea requerido, o esté relacionado, con otro campo.

“Web content” o Contenido webvisigothicpal_webcontent

La primera categoría que tenemos disponible en el menú de la izquierda es la que nos da acceso al aspecto externo del visor de nuestro “Pal”, a su web, online u offline. A través de esa sección podremos añadir noticias o post al blog incorporado, gestionar las páginas de la cabecera, modificar el carrusel de imágenes, gestionar comentarios, o acceder a la librería de imágenes.

“Image” o Imagenvisigothicpal_images

En la siguiente categoría, “Image” es donde iremos añadiendo a la plataforma las imágenes de nuestro corpus, ya sean diplomas, códices, inscripciones, monedas… Tened en cuenta que, por el nivel de detalle, la resolución debe ser alta, lo que requerirá considerable espacio en vuestro ordenador o servidor. Al seleccionar “add Image” nos aparecerán varios campos a rellenar (para más detalle ver ‘The Change List’). Al principio podéis completar los campos imprescindibles para el correcto funcionamiento de la base de datos (para ir el sistema clasificando la información). Siempre habrá tiempo para modificaciones una vez que uno se haya familiarizado con la plataforma.

“Text” o Texto

Esta categoría, que he comentado como introducida en el proyecto Models of Authority, no es operativa en mi proyecto actual por lo que no he experimentado con ella.

Item

visigothicpal_item

Esta sección es interesante. Cuando subimos las imágenes de nuestro corpus a la plataforma, puede darse el caso de que cada una de ellas corresponda con un ítem independiente o que forme parte de un conjunto. Del mismo modo, ese conjunto puede presentarse actualmente como formado por una serie de partes, pero quizás en origen estas no eran las partes constitutivas. Por ejemplo, VisigothicPal trabaja como corpus con el Beato de Silos, códice de finales del siglo XI en la British Library (Add. MS 11695). Este códice actualmente va precedido por una serie de folios que no forman parte del códice, aunque fueron añadidos a éste ya poco después de terminarse su copia. Por tanto, el “historical item” de este conjunto contendrá 2 ítems, los folios sueltos y el códice (dos ítems a añadir en “item parts”). El “current item” será el códice completo con sus dos partes (Add. MS 11695). “Historical item types” será manuscrito, “formats” hará referencia a 2 (los folios sueltos y los cuadernillos del códice), “category” a los contenidos, etc. Rellenando todos los campos dentro de esta categoría rellenaremos esa base de datos que relacionará un aspecto con otro. Y, como aspecto fundamental, sin establecer el conjunto al que pertenecen las imágenes añadidas a la plataforma, no podremos ordenarlas correctamente para continuar después el proceso de trabajo.

“Hand” o Mano

En la categoría “Hand” encontraremos 3 opciones: “hands”, “scribes” y “scripts”. La última es obvia; hemos de introducir el tipo de escritura a analizar en las imágenes. En relación a las otras dos, “scribes” hace referencia al número de escribas identificados en la fuente, mientras que “hand” a la mano de ese escriba X. Es decir, un mismo escriba puede tener varias manos, pero una misma mano no puede corresponder a dos escribas.

A medida que vayamos revisando el escriba responsable de cada manuscrito, hemos de crear su ficha correspondiente dentro de esta categoría para poder enlazar la información derivada de su mano en la plataforma.

“Annotation” o Anotación

visigothicpal_annotation

En esta categoría podemos revisar todos y cada uno de los recortes que vayamos haciendo durante el proceso de análisis de nuestra fuente o conjunto de fuentes, añadir notas internas, modificar existentes, o organizar la información por status (revisado/por revisar). No es, no obstante, la forma principal de acceso al proceso de anotación que comentaré en próximos post.

“Symbol” o Símbolo y “Descriptor”, campo descriptor son dos categorías principales mediante las cuales conseguimos comunicarnos con la plataforma transformando información “en imagen” a texto que el sistema puede procesar, clasificar y recuperar. Ambos casos, por tanto, implican la definición y uso de una serie de términos específicos a los que me referiré en próximos post.

“Actor” o Autor agente y “Location” o localización

En estas categorías crearemos las fichas correspondientes a aquellas personas, archivos o lugares por los que el manuscrito ha pasado para poder luego enlazarlas con las imágenes, ítems y demás.

La categoría final “Admin” engloba opciones de administración de la plataforma como enlaces a la url si por ejemplo trabajamos online, así como acceso a los registros de acceso (si trabajamos en grupo esta opción es muy útil para ver quién ha hecho qué).

En los próximos post volveré sobre el tema de cómo comunicarse con la plataforma (el lenguaje empleado en las “Pal”) y cómo funciona el proceso de anotación.

[ seguir leyendo ]




Las plataformas “Pal”: puntos fuertes

Como habréis visto en el post anterior, el software DigiPal resulta de mucha utilidad para gestionar grandes cantidades de información gráfica, almacenando no solamente imágenes sino recortes de imágenes que se van generando al hacer un análisis paleográfico de una u otra mano en concreto. También, permite recuperar esta información a través de búsquedas simples o complejas, facilitando comparativas y la obtención de datos que pueden dar pie a nuevos retos de investigación. Una de las grandes ventajas es, además, que a pesar de ir pormenorizando en el estudio de una fuente nunca se pierde de vista el contexto en el que se enmarca; partiendo de un recorte siempre podremos acceder rápidamente al manuscrito.

De forma más específica, podríamos decir que los fuertes de DigiPal, compartidos por todas las variantes del software en proceso de desarrollo, son cuatro: anotación, descripción, exploración y comunicación. Hablemos un poco más de cada uno.

Anotación: marcado complejo de imágenes03_annotation

En uno de los post anteriores hice referencia a la paleografía “asistida por ordenador”. Es decir, al uso de programas de manipulación de imagen como Photoshop para ayudar en el análisis paleográfico construyendo librerías digitales de imágenes representativas de cada fuente manuscrita. Todos aquellos que hayáis utilizado alguno de estos programas, sabréis los beneficios que aporta para abreviar el contenido gráfico a recordar y para incorporar imágenes de apoyo en publicaciones. Recortar ejemplos de cada letra, con sus alógrafos en mayúscula y minúscula, signos de abreviación, abreviaturas, signos de puntuación, etc. es tan útil como agotador (podéis leer más sobre el método paleográfico aquí). De hecho, creo que pocos se habrán aventurado a, manualmente, recortar cada abreviatura usada por un amanuense ya sea en un diploma o en un códice por la cantidad que hay. Paso a paso el proceso sería: abrir la imagen en el programa elegido, revisar que los parámetros de brillo etc. estén bien, buscar el área a recortar, recortarla, abrir otro fichero y pegar el recorte, ponerle nombre y guardar el fichero. Pues bien, en las plataformas “Pal” el proceso se reduce.

En las “Pal” no es necesario pegar el recorte en otro fichero, es suficiente con marcar el área de interés en nuestra imagen original y describirla siguiendo el formulario específico que enlaza a cada componente o elemento gráfico (más sobre esto en próximos post). En eso es en lo que consiste “anotación”. Esto también significa otra cosa: cuando hacemos nuestros recortes manualmente no solemos anotar de qué parte concreta del manuscrito la hemos extraído, el número de folio, línea y posición de la letra o palabra. Por esta razón perdemos el contexto de nuestro recorte, importante ya que puede justificar variaciones ejecutadas por los escribas en un momento determinado. En la plataforma “Pal” nuestra anotación nunca dejará de formar parte del conjunto del manuscrito, por lo que tan solo con seleccionar la imagen o selección recortada podremos ver exactamente su origen.

Descripción: etiquetando para recordar03_description

Cuando hacemos nuestros recortes manualmente solemos anotar en papel o en Word las particularidades del ejemplo gráfico seleccionado para recordar por qué es relevante. Como hemos visto, en las plataformas “Pal” estas notas pueden añadirse directamente enlazadas al “recorte” por lo que no es necesario tener varios programas abiertos a la vez.

Como en el caso de los recortes (=anotaciones), las descripciones no se desligan del contexto del manuscrito y pueden compartirse o no. Es decir, podemos mantenerlas “solo para nosotros” hasta que hayamos terminado el análisis del manuscrito. Siempre podremos modificarlas o eliminarlas.

Exploración: creando conocimiento a través de interacción03_exploration

Como he comentado arriba, el software hace innecesario utilizar un programa de manipulación de imágenes para hacer anotaciones. Pero además también permite ajustar los parámetros de la imagen. Se puede cambiar la luminosidad, contraste, orientación, etc. directamente tanto de la imagen origen como de los recortes que vayamos incorporando a la librería. Podemos, por ejemplo, superponer una imagen a otra cambiando la opacidad para ver si efectivamente corresponden a la misma mano.

Además, la posibilidad de explorar todo el contenido de nuestro corpus de estudio de forma abreviada a la vez a través de búsquedas específicas puede dar lugar a sorpresas, a descubrir aspectos que no esperábamos o de los que no éramos conscientes hasta ese momento, en los que nos interese continuar indagando.

Comunicación: pruebas en apoyo de un argumento03_communication

Tan importante es no perder el contexto a medida que trabajamos como es poder compartir de forma objetiva nuestro trabajo. Así, el software DigiPal no solamente permite exportar las imágenes que vayamos considerando relevantes, sino también compartir enlaces con resúmenes gráficos (colecciones) directamente y de forma sencilla a través de links de acceso directo. En el post anterior os di acceso a todo el perfil gráfico de un escriba solo con un link: “Aquí podéis ver un ejemplo de Ælfsige datado c. 1020-1030″.

Pensemos, por ejemplo, que hemos terminado nuestro estudio y que está listo para ser publicado en formato artículo o monográfico. Es muy posible que no podamos incluir en versión impresa todas las imágenes que queremos, limitando el acceso de los lectores interesados a los pormenores del trabajo que ya hemos realizado, pero sí podemos incluir links que engloben estos casos mediante búsquedas o colecciones de imágenes. Cualquiera que acceda a este recurso online podrá ver toda la información disponible y no solamente aquella que hayamos podido incluir en la publicación. Incluso podrán acceder al corpus completo de nuestro estudio, pudiendo resaltar aspectos que hayan podido pasar desapercibidos a nuestros ojos.

 

Cada plataforma de la familia “Pal” comparte estos puntos fuertes pero, además, partiendo del software original desarrollado para DigiPal cada Pal añade funciones específicas. Por ejemplo, una de las nuevas plataformas, Models of Authority, además de trabajar con las imágenes de los documentos desde el punto de vista gráfico también trabaja con el texto, añadiendo nuevas funcionalidades.

moa

Así, Models of Authority incorpora no solamente las transcripciones y traducciones de todos los diplomas contenidos en la base de datos, pudiendo hacer búsquedas textuales directamente, sino también su estructura diplomática.dh2016_postermoa

En el próximo post entraremos ya en cómo configurar nuestro “Pal” a través del ejemplo de mi “Pal”, VisigothicPal.

[ seguir leyendo ]




Las plataformas “Pal”: guía básica

Todas las plataformas derivadas del proyecto y software primigenio DigiPal, la familia “Pal”, funcionan de la misma forma; algunas incluyen opciones específicas para el corpus de estudio que solamente están disponibles en ese “Pal”, pero las funciones básicas son las mismas. En los post siguientes os explicaré en detalle cómo trabajar con y configurar el software para aquellos que queráis instalarlo o que tengáis curiosidad por saber cómo voy desarrollando VisigothicPal. Si queréis acceder a más información podéis entrar aquí. Mientras tanto, para todos aquellos interesados en usar alguno de los “Pal” online, ya sea DigiPal, Models of Authority o Exon Domesday, os comento a continuación de forma rápida las opciones disponibles y los pasos a seguir.

Digamos que nos interesa la escritura empleada en Inglaterra en el siglo XI. Nuestra plataforma sería la original, DigiPal. Actualmente cuenta con casi 1,000 imágenes y alrededor de 1,500 registros de escribas. Como usuario externo podemos acceder a todas esas imágenes, ver las fichas de los escribas identificados por el equipo de trabajo del proyecto con sus pormenores, así como consultar el grueso de la información obtenida.

Acceder a las imágenes

Para acceder a las imágenes no tenemos más que seleccionar la opción “browse images” en el menú superior (en color magenta) de la web. Podemos filtrar las imágenes por ciudad, archivo o fecha y, después de clicar en “filter images”, ver nuestros resultados directamente como imágenes o como lista. En la zona superior de cada imagen veremos, a la izquierda, el número de anotaciones que el equipo de trabajo ya ha procesado y, a la derecha, el número de manos/escribas identificadas dentro de esa imagen/manuscrito.

digipal_busqueda

Disponemos de dos opciones de visualización. La primera y más sencilla es clicar directamente en la imagen que queramos ver. Se nos abrirá otra página con la imagen seleccionada. Si clicamos en el botón de arriba del menú lateral izquierdo la veremos a pantalla completa. Pero pensemos que nos interesan varias imágenes/documentos a la vez y queremos compararlos. En ese caso, en lugar de clicar cada imagen lo que haremos será crear una colección.

digipal_lightbox

Si mantenéis el cursor sobre una imagen veréis que aparece una estrella en la esquina superior derecha. Al clicar en esa estrella las imágenes marcadas estarán disponibles en la sección “collection” del menú principal. Para abrirlas todas a la vez hemos de marcarlas en las casillas verticales y seleccionar “send to lightbox”.

Trabajar con las imágenes

Una vez en el “digital lightbox” podemos trabajar con las imágenes disponibles en la plataforma que previamente hayamos seleccionado, como grupo o individualmente. Las opciones que nos aparecen en el menú de la derecha corresponden con los filtros disponibles para manipular y transformar las imágenes dentro del espacio de trabajo. Podremos cambiar la opacidad, el brillo, el tamaño, rotar la imagen, etc. Bajo estas opciones también veremos las que nos permiten seleccionar áreas a recortar para nuestro análisis e incluir comentarios. En el menú de la izquierda podremos acceder a más opciones, como por ejemplo mostrar todos los recortes y todas las anotaciones que ya hayamos incluido así como descargar o subir la información generada.

digipal_lightbox2

Para recortar parte de una imagen, hemos de seleccionar la imagen origen y clicar en el botón azul “select area to crop” dentro del menú de la derecha, marcar la zona y seleccionar el botón amarillo “crop”. Si nos hemos equivocado podemos cancelar la acción seleccionando “deactivate”. Una vez hecho un recorte, veremos que se abrirá otro menú en el que podremos acceder a todos los recortes que vayamos haciendo, descargarlos o subir nuevos. A esa misma área también podremos acceder clicando en el botón marcado con una A, arriba en el menú lateral izquierdo. Todas las imágenes se organizan en carpetas; todos los recortes correspondientes a una misma imagen se almacenarán en la misma carpeta.

digipal_lightbox3

Para hacer una anotación el proceso es similar. Una vez tenemos seleccionada una imagen (aparecerá remarcada con un borde amarillo) o un recorte, tendremos que seleccionar “add note” dentro del menú derecho. Esta acción abrirá un pequeño menú flotante en el que añadir nuestros comentarios, con herramientas de formateado simple. Si queremos editar una nota una vez creada podemos hacerlo accediendo a “notes” en el menú izquierdo, segunda opción. Veremos que en la esquina superior derecha de cada nota hay tres iconos: editar, mantener en el espacio de trabajo y cerrar.

Tanto las áreas recortadas como las anotaciones que hayamos hecho pueden mantenerse o no visibles en el espacio de trabajo, también pueden importarse y exportarse. Además, toda la información que vayamos generando queda alojada en la caché de nuestro ordenador por lo que cada vez que entremos en, en este caso, la web de DigiPal, tendremos nuestra colección disponible.

Podéis acceder a más información sobre el “lightbox”, en inglés, aquí.

Búsquedas

La plataforma nos permite hacer búsquedas dentro de toda la información que el equipo de trabajo haya añadido. Si accedemos a la sección “search” en el menú principal veremos que podemos filtrar la información básicamente por tres conceptos: “manuscritos”, “scribes” o “escribas”, y “graphs” (el software tiene un vocabulario específico al que me referiré más adelante, por ahora mantendré el nombre en inglés). La primera opción es similar a la que ya hemos visto para acceder a las imágenes, en este caso clasificadas por signatura, archivo y fecha. La opción “escribas” nos permite filtrar por nombre de escriba, lugar, y fecha, así como realizar una búsqueda específica sobre componentes de la escritura de cada mano que, por su complejidad, explicaré en otro post. La tercera opción “graphs” permite realizar una búsqueda específica por componentes.

digipal_busqueda2

En la imagen arriba vemos un ejemplo de una búsqueda sencilla por “graphs” buscando por la letra “g, Insular”. Veremos que bajo nuestra búsqueda aparecen ejemplos de como cada uno de los escribas de todos los manuscritos indexados en la base de datos trazaron esta letra. Si clicamos en cualquiera de los ejemplos mostrados se nos abrirá no solamente la imagen correspondiente al “recorte” sino la imagen origen a la que éste pertenece. Si en lugar de por “graphs” buscamos directamente por “escribas” podremos acceder a la ficha signalética de cada uno en cada manuscrito. Aquí podéis ver un ejemplo de Ælfsige datado c. 1020-1030.

En el próximo post os comentaré más sobre cómo funciona el sistema, los puntos fuertes, para pasar a continuación a cómo configurarlo.

[ seguir leyendo ]




Las plataformas “Pal”: introducción

VisigothicPal es la versión de la plataforma de paleografía digital DigiPal adaptada al estudio de fuentes manuscritas en escritura visigótica. Pero, ¿qué es exactamente DigiPal?

Introducción

DigiPal es una plataforma de acceso libre que cualquier persona con unos mínimos conocimientos informáticos puede utilizar y modificar a su gusto sin coste alguno [NB. Por cortesía, contactar con los responsables previamente]. Es el resultado de un proyecto de investigación financiado por la Unión Europea que aunque oficialmente terminó en 2014 a seguido mejorándose y ampliándose desde entonces.

Source www.digipal.eu

Source www.digipal.eu

El entorno DigiPal inicial está especialmente diseñado para ayudar, que no sustituir, al especialista en el proceso de análisis paleográfico de fuentes (descrito en la primera parte de este post). Partiendo de un corpus de estudio en formato digital (reproducciones de diplomas, códices, etc.), DigiPal facilita la compilación de muestras gráficas representativas para formar el perfil gráfico de cada escriba. Pero además, permite realizar búsquedas complejas dentro del material recopilado para dar respuesta tanto a preguntas tradicionales como novedosas dentro del campo.

DigiPal es mucho más que una forma de construir una base de datos de imágenes (véase, de “recortes” de imágenes); el software permite no solo ordenar y clasificar sino también recuperar la información gráfica obtenida con un nivel de detalle excepcional, y compartir el proceso de investigación y sus resultados de forma objetiva.

La familia “Pal”

Partiendo del formato original, pensado para el estudio de escritura minúscula inglesa vernácula del siglo XI, varios otros “Pal” han expandido DigiPal al adaptarlo a otros corpora y otros retos. La familia “Pal” actualmente incluye proyectos centrados en el estudio paleográfico (VisigothicPal – para el estudio de escritura visigótica –; Models of Authority – centrado en el estudio de diplomas en escritura cursiva escoceses del siglo XII –) y codicológico (Exon Domesday) de fuentes manuscritas latinas, pero también en el estudio de inscripciones en griego además de latín (InsPal), de monedas medievales (PIM), así como de manuscritos en hebreo de la Península Ibérica desde el punto de vista gráfico y artístico (SephardiPal, DayenuPal). Como resultado de esta expansión constante el programa inicial ha crecido para incluir más opciones de trabajo y estudio de fuentes. Todas estas modificaciones del sistema original están disponibles online.

DayenuPal. Source @dayenupal

DayenuPal. Source @dayenupal

Si alguno de los corpora de estudio es de nuestro interés podemos usarlo libremente en nuestra investigación accediendo a la página web correspondiente [NB. Sería conveniente, no obstante, contactar con el grupo responsable]. Algunos proyectos, como VisigothicPal, aún están en proceso de elaboración pero en el futuro próximo también estarán disponibles online. Si por el contrario nos interesa usar el sistema con nuestro corpus, podemos descargar el software e instalarlo en nuestro ordenador, añadir nuestras imágenes y trabajar con el online u offline.

En los próximos post explicaré detalladamente cómo usar los “Pal” disponibles – cómo acceder y trabajar con las imágenes online, y como realizar búsquedas simples y complejas – y cómo configurar nuestro “Pal” personal.

Para todos aquellos interesados, comentar además que DigiPal en conjunto con los diferentes “Pal” organiza un congreso cada septiembre, a principios de mes, en el que se comparten actualizaciones además de promover la aplicación de diferentes herramientas al trabajo con fuentes manuscritas. Aquí podéis acceder al programa de la última reunión y os animo a participar el próximo año.

[ seguir leyendo ]




VisigothicPal: cómos y porqués

Muchos de vosotros habréis leído en post anteriores sobre el proyecto en el que trabajo, ViGOTHIC. La finalidad de este proyecto no es solamente continuar mi investigación sobre la producción manuscrita en escritura visigótica en la Península Ibérica, sino también evaluar la viabilidad de las nuevas tecnologías aplicadas al estudio de fuentes manuscritas peninsulares. Me interesan las Humanidades Digitales, sí. Me interesa todo aquello que sea “digital” porque es en el mundo en el que nos movemos hoy en día, para bien o para mal. Pero especialmente, ya sea en ámbito profesional como personal, me interesan porque nos hacen la vida más fácil. Y, volviendo al campo paleográfico, necesitamos esta ayuda, por divulgación, desarrollo, accesibilidad y nuevos retos.

Mi ámbito de especialidad es escritura visigótica. Aunque empecé mi carrera centrándome en un pequeño corpus de fuentes, ahora me encuentro estudiando todos los diplomas, códices, e inscripciones existentes, los particulares de este modelo gráfico en todas sus formas y variedades, el contexto cultural de los escribas que lo emplearon y la sociedad en la que se enmarcan, todo aquello relacionado con la Península Ibérica entre los siglos VI y XIII. Como resultará obvio, no es poco. El punto de partida de cualquier investigación en la que me involucro es, por formación profesional, los testimonios gráficos. Por suerte, éstos son bastante abundantes pero, ¿cómo ya no solo estudiarlos todos sino ser capaz de relacionarlos? Mi proyecto pretende abrir el camino para conseguir ver “en conjunto” los pormenores de la producción manuscrita en la península en la edad media en su contexto.

Un paleógrafo entrenado puede retener en la memoria varios cientos de ejemplos gráficos con detalle hasta el punto de recordar si ha visto la mano autora de un documento en otro y en cual. Recordar miles es imposible. Del mismo modo, ahora que muchos manuscritos pueden estar digitalizados o digitalizarse, un paleógrafo habituado a las nuevas tecnologías, puede practicar “paleografía asistida por ordenador”, que no “paleografía digital”, ayudándose de programas como Photoshop para hacer sus bases de datos de “recortes” como evidencia a las conclusiones obtenidas así como para ayudar a la memoria. Sin duda, es más fácil recordar 5 o 10 imágenes que 300, las que corresponderían por ejemplo a un códice. Los problemas vienen cuando el corpus, aunque se reduzca a solo unos ejemplos representativos de cada testimonio gráfico, es masivo.

Si seleccionamos un conjunto de, digamos, 1,000 diplomas y laboriosamente “recortamos” al menos un ejemplo de cada letra, cada abreviatura, signo, etc. como representativo de cada escriba, lo que ya de por si es agotador, tendremos unas 50 x 1,000 imágenes más o menos. Navegar por lo que sería esa base de datos de imágenes para hacer comparativas es imposible. Si nuestro conjunto pretende incluir todo aquello de interés para extraer resultados viables y objetivos, aún más. Si queremos interrogar nuestros resultados de análisis con preguntas más concretas, quimérico. Hace años me planteé ese dilema: cómo gestionar tal volumen de datos en imágenes sin volverse loco de manera eficiente. Por suerte, no era la única persona con el mismo problema. En 2005 nació la paleografía digital.

La paleografía digital viene a ser la incorporación de nuevas tecnologías en el trabajo paleográfico, no solamente para acelerar el proceso de análisis siguiendo el método tradicional sino para poder dar respuesta a nuevo retos de investigación que nacen del trabajo con corpora de datos masivos. Como nueva disciplina ha ido evolucionando a base de prueba y error (os recomiendo leer los volúmenes de la revista Digital Medievalist como punto de partida). Desde mi punto de vista y de entre las opciones que parecen proveer resultados, la más práctica es la plataforma DigiPal.

He escrito sobre DigiPal en más de una ocasión. La parte digital de mi proyecto ViGOTHIC se basa en ese software. Como resultado, hace unos meses nació VisigothicPal, la adaptación de DigiPal a paleografía visigótica. Mi intención es al menos dar los primeros pasos para crear una base de datos de todas y cada una las muestras gráficas conservadas en escritura visigótica sobre la que después continuar nuevas vías de investigación. Así, VisigothicPal no es/será solamente una base de datos de fotos donde cada aspecto está debidamente clasificado, sino una plataforma que te permita interrogar ese conjunto proporcionando nueva información sobre tendencias gráficas por zonas o períodos o sobre prácticas de escuela.

DigiPal, VisigothicPal y los demás proyectos nacidos de éste, están pensados como herramientas de colaboración y comunicación permitiendo el trabajo simultáneo de varios investigadores y favoreciendo la divulgación del proceso científico. En estos meses en los que trabajo en su puesta en marcha quiero compartir aquí exactamente los pasos a seguir con la intención de animar a más personas a implementar el sistema o a adaptarlo a su corpus de estudio.

 

[ seguir leyendo ]

 




VisigothicPal: the year ahead

In September 2015 the Marie Curie funded project ViGOTHIC: Towards a typology of Visigothic script: the Beatus British Library Add. 11695 and its potential for dating and localising Visigothic script manuscripts kicked off. The first year was devoted to the thorough palaeographic and codicographic analysis of the Silos Apocalypse – the codex mentioned in the very long title above – about which you can read more here. I am quite happy with the results I got after a year of hard work, and I am sure the next year of research will bring interesting results too.

This year I will be adapting DigiPal to Visigothic script to test how the programme behaves with sources in this writing system. That is, I will see how to change as much as I can to refine it for myself and other scholars working on Iberian Peninsular manuscript sources.

Besides making the software even more gorgeous, I intend to answer the question that I am sure all the scholars working on palaeography, particularly those more inclined to the traditional methodology, have asked: is all this fuss useful? Well, as a digital medievalist, I immediately see the benefits of adding resources as this. It is my aim to articulate specifically why I do so. The year ahead traditional palaeography will meet digital palaeography, and all pros and cons will be pondered. Will I be able to convince everyone working on Visigothic script material to go along and incorporate VisigothicPal? Will I?

As last year, I will write monthly updates sharing how the project – and my little crusade – evolves.




ViGOTHIC update: Making a medieval codex (III)

I started this small series by summarising the general steps needed to construct a codex to then delve into what I think was the process of making the Silos Apocalypse, the British Library Add. mss. 11695. In this second post, I asked myself many questions that, to me, were particularly important for they help understand not the codex per se, what is amazing, but its cultural context, which is better.

I asked about who were the scribes who copied the Silos Apocalypse, from where did they come from (training center/school), who called them in, how did they interact with each other, who made the illuminations, how did he – or they – do it… and, what does the codex mean within the written production of the Benedictine monastery of Silos in the late 11th century, which books were already in the monastery’s library by that time, from where did they come from, what happened while the Silos Apocalypse was being copied (how was the scriptorium organised), did its scribes write something else, what happened after the codex was made, which other books were copied, why were they copied… So, plenty of questions for which, I am glad to say, after several months of work, I have been able to propose answers all based on graphic evidence and its historic contextualisation.

My intention when writing the first post was to share some of these answers here, at least the most relevant or curious. I did not know then how elaborate and dense will they be. Therefore, I made all my findings into an article that I hope will be published soon and to which I will refer updating the post in the future.

With this research on the scribes of the Silos Apocalypse I close the first year of my Marie-Curie funded project ViGOTHIC. Next academic year started its digital counterpart, VisigothicPal!

Suggested Citation: Castro Correa, A. “ViGOTHIC update: Making a medieval codex (III)″. Littera Visigothica (June 2016), http://litteravisigothica.com/visigothicpal-project-vigothic (ISSN 2386-6330).

EUlogo

Project VIGOTHIC has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Sklodowska-Curie grant agreement No. 656298. This post reflects only the author’s view and the Agency is not responsible for any use that may be made of the information it contains.




ViGOTHIC update: Making a medieval codex (II)

We are in the scriptorium of the Benedictine monastery of Silos in the year 1091, when abbot Fortunius and his monks undertook the task of providing for their monastery one exemplar of the most well-known and copied medieval best-seller of the Iberian Peninsula, a Beatus. We are revising the steps it entailed to make the British Library Add. mss. 11695, the Beatus of Silos, and we are in step 2: the scriptorium had a trained specialist who provided a fair amount quantity of parchment made, more likely, from calfskin, as well as monks skilled enough to elaborate carbon ink and many different tones of bright red, yellow, green, and blue inks (see previous post here). What next?

Beato de Tábara. © Madrid, Archivo Histórico Nacional, cód. 1097, fol. 167v.

Beato de Tábara. © Madrid, Archivo Histórico Nacional, cód. 1097, fol. 167v.

The miniature in fol. 167v of the 10th-century Beatus of the monastery of Tábara (Madrid, AHN, cod. 1240), also reproduced in fol. 183 of the early 13th-century Beato de las Huelgas (New York, Pierpont Morgan Library, ms. 429, fol. 183), depicts the next steps in the making of the Silos Beatus – common in medieval manuscript production. It represents the oldest extant image of a medieval scriptorium, where two scribes are seen working in a room adjacent to the tower of the monastery, taking measurements and ruling the parchment, while another figure is cutting presumably a piece of parchment with scissors.

Diagram of the pricking pattern and ruled lines on a typical page of the Beatus (© A. Castro Correa).

Diagram of the pricking pattern and ruled lines on a typical page of the Beatus (© A. Castro Correa).

In order for the Beatus of Silos to start taking shape, the parchment needed first to be organised and prepared. The medieval standard for organising the pieces of parchment into codices is by making quires. After that, the folios were pricked and ruled (read more about this process here and here). We do not know whether, in this period as a general rule or if in Silos particularly, it was the scribe also the one in charge of preparing the pieces of parchment, folded into quires and ruled, before starting the process of copying of the text. If we think about what must have been the size of the community of monks who lived in Silos about that time, in the late 11th century, I think the most probable option is that he was. Following the clues embed in the layout of each one of the 27 quires that make the Beatus, almost all quaternions, it does seem so too. So, abbot Fortunius had to find amongst his community a well-trained scribe able to not only write but make all the previous arrangements required. Did he find one?

Here we find ourselves in a conundrum. There is no doubt Florentius found skilled scribes, or at least one to begin the project, within his community, but who were they? In the year the production of this Silos Apocalypse began, 1090, the monastery was in a brand-new stage since it had been just restored by Saint Domingo, around the 1060s. Before Domingo, current scholarship seems to agree in that there was no scriptorium in Silos. So, did Domingo bring with him someone else from Cogolla to Silos in order to set up the atelier? Or did he worked with what he had, training the resident monks at Silos? Was the scribe who started the Silos Beatus from Silos? We do not know. Paleographically speaking, both production centres have a very similar style, yet not the same. Could have it been the same to then gradually evolve into a distinctive one? From my point of view, the relation between both monasteries needs to be studied in depth. I do not see how it is possible for a group of scribes to accomplish such a calligraphic style so quickly without external help.

Beato de Fernando I y Sancha. © Madrid, Biblioteca Nacional, vitr. 14-2, fol. 30r.

Beato de Fernando I y Sancha. © Madrid, Biblioteca Nacional, vitr. 14-2, fol. 30r.

Another missing piece of the puzzle. Florentius aimed to copy the Beatus, but which one was the exemplar he used and from where did it come from? Specialists in the textual content of the Silos Apocalypse have determined that the Silos Beatus belongs to the IIa family – all the extant Beatos have been classified according to their text and, mostly, their illumination programme, into three different families or groups to establish the stemma. From that family, the extant codices, predating this one from Silos, are: the Beato de San Miguel de Escalada (New York, Pierpont Morgan Library, ms. 644), copied at San Miguel de la Escalada (León) by Magius around 920s; the Beato de Valcavado (Valladolid, Biblioteca de la Universidad, cod. 433), copied at Valcavado (Palencia) by Oveco circa 970; the Beato de La Seu d’Urgel (La Seu d’Urgell, Arxiu Catedral, ms. 26), copied probably in Valcavado in the 1000s; and the Beato de Fernando I y Sancha (Madrid, Biblioteca Nacional, vitr. 14-2), copied by Facundo in León in 1047. It has not been determined whether one of these was the model Silos used for its copy, although bearing in mind that the exemplar now in Urgell was there already in the first half of the 12th century, if any of these, maybe the one now at Valladolid?

Interestingly enough, the monastery of San Millán de la Cogolla (header image), with which the monastery of Silos had a close bond particularly on its earlier decades, did produce its own codices with the Commentary on the Apocalypse. Three of them are still preserved and pre-date that of Silos: the so-called Beato Emilianense (Madrid, Biblioteca Nacional, Vitr. 14-1), copied around 920s-940s, the Beato de El Escorial (Monasterio de El Escorial, Biblioteca, ms. &.II.5) dated mid-10th c., and the Beato de San Millán (Madrid, Real Academia de la Historia, ms 83), which although seems copied in San Pedro de Cardeña in the 10th c. had its illumination programme done in Cogolla in the 11th c. All these three codices, however, have been classified by the specialists as belonging to the I family, and thus not the same as that of the Silos Beatus. But, scholars have also noted that the illumination programme of the last one, that now in the Real Academia, is closely related to that of the IIa family. Could this theory, if verified, prove that members of the scriptorium of Cogolla were also involved, directly or not, in the manuscript production that was to be developed at Silos? Will I have time to figure this out before the project ends?

 

> continue reading <

 

Suggested Citation: Castro Correa, A. “ViGOTHIC update: Making a medieval codex (II)″. Littera Visigothica (May 2016), http://litteravisigothica.com/vigothic-update-making-medieval-codex-ii (ISSN 2386-6330).

EUlogoProject VIGOTHIC has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Sklodowska-Curie grant agreement No. 656298. This post reflects only the author’s view and the Agency is not responsible for any use that may be made of the information it contains.




ViGOTHIC update: Making a medieval codex (I)

During the last few weeks, I have been trying to figure out how the many people who were involved in producing the exemplar of Beatus kept at the British Library worked together; who made what and how they interacted. As a palaeographer, at first I was mostly concerned with the identification and description of the graphic specifics of each one of the scribes who, as copyists, made the text as is now displayed. But, once I had the hands individualised, since they are remarkably intertwined throughout the quires, I soon realised how the whole process of making the codex was much more complex than expected. There are not only five hands which, in a very short period of time, collaborated in copying the main text contained in the Beatus, the Commentary on the Apocalypse per se, plus the additional texts as the excerpts of the Etymologiae, Jerome’s Commentary on Daniel, and other miscellaneous texts – which, by the way, I am having difficulties to find edited or at least correctly attributed to -, but also different authors for the miniatures who made the illumination programme for which the codex is so worldwide famous. It is obvious that there is much more to a codex than the scribes, but it is somehow easy to forget how not only time consuming but expensive to make a codex like this one must have been; surely a remarkable event for the scriptorium that speaks of its own conception, means, and managerial skills. Moreover if we bear in mind, following the current state of the art, that this codex, the Silos Beatus, was one of the first ever made at the monastery of Silos.

As many of you may know, revising all the relevant bibliographic references, the palaeographical and codicological analysis of this British Library codex, is the objective of the first part of the project in which I am working now, ViGOTHIC. Having the graphic analysis done, the clues found in defining the collaboration among scribes made me expand the project to incorporate also a revision on the illumination programme, the style and its authors. All this research will be made into an article I expect to finish soon. Meanwhile, I thought about writing here how I picture, at this stage of the project, the whole process of making this medieval codex was.

*

Making a medieval codex (I)

 

It must have been around the year 1090 when abbot Fortunius, who had been abbot of the Benedictine monastery of Silos (in what is now Burgos) for some twenty years at that time, considered for his monastery to have the resources enough to make a copy of one of the most significant bestsellers of medieval Iberia, a Beatus. Silos was still a very recently revived cenobium, founded around the mid-10th century but in decadence as a consequence of the Muslim razzias around the northern Meseta. Fortunius’s Silos was, however, powerful enough thanks to the reorganisation his predecessor, abbot Domingo, had undertaken commissioned by king Fernando I. Domingo was called into to restore the ecclesiastical community living at Silos from the nearby monastery of San Millán de la Cogolla, in La Rioja, and although Cogolla’s monastery and, particularly, its written production was still of higher quality than that of Silos, Domingo’s dedication proved extraordinary. He was canonised as saint soon after his death in 1073. When Fortunius took his place, he not only knew how to maintain Domingo’s will but continued to improve Silos’s well-being making the most of his predecessor’s fame. When Fortunius undertook the task of for his monastery and newly created scriptorium producing a codex, it was a Beatus (The Silos Beatus, BL Add. mss. 11695). But, how was the process?

The Silos Apocalypse. © London, British Library, Add. mss. 11695, f. 21 Appearance of Christ in a cloud

The Silos Apocalypse. © London, British Library, Add. mss. 11695, f. 21 Appearance of Christ in a cloud

The first step the Silos’s scriptorium needed to accomplish to make the codex possible was to gather parchment enough for the work that was to be copied. Bearing in mind the actual measures of a page of the Silos’s Beatus, 380 x 240 mm, and the length of the volume, some 270 folios, this meant to buy or at least to use some of the monastery’s livestock for the purpose of providing the basic raw material for making the codex. Giving the quality of the parchment, quite pale and thin, it must have been, more likely, from calves. If we consider that one calf could have provided at least 2 bifolia, folded twice (quarto) with the measurements of the Beatus, that makes 8 folios of parchment and thus around 34 calves. But first, they needed to make parchment out of the skins.

© Staatsbibliothek Bamberg, msc. Patr. 5, fol. 1v. 12th c.

© Staatsbibliothek Bamberg, msc. Patr. 5, fol. 1v. 12th c.

To produce parchment was a very tedious and cumbersome process that required a specialist (see this short video). The animal skin had first to be removed from the slaughtered animal. The hair then had to be removed as well from that skin by soaking it in a lime bath. After that, the hair and remaining flesh would have been scraped off using a curved knife, sometimes referred to as a “lunellum” for its crescent shape using the Latin word for moon. Once that had been done, the surface had to be treated further so that it would hold ink and pigment painting, and this involved polishing the surface with a pumice stone occasionally applying a very thin layer of chalk.

Parchment was not the only basic material required, especially for a codex like this one with such an intricate illumination programme. The scriptorium needed ink – and quills to apply it! Monks were required to manufacture all the pigments the work they aimed to copy demanded. Ink for the text, carbon ink, and ink for drawing. Many different colours were used for the illuminations; besides different tones of red and a bright yellow, the Silos Beatus displays a special, for its uniqueness, range of dark blue and green inks. A specific analysis of the components of each of the inks used in this manuscript would be of great interest. In the meantime, I recommended you to take a look at this book (particularly from p. 47 on).

Once the scriptorium had the basic materials required, the work on the manuscript could begin.

 

> continue reading <

Suggested Citation: Castro Correa, A. “ViGOTHIC update: Making a medieval codex (I)″. Littera Visigothica (April 2016), http://litteravisigothica.com/vigothic-update-making-medieval-codex-i (ISSN 2386-6330).

EUlogo
Project VIGOTHIC has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Sklodowska-Curie grant agreement No. 656298. This post reflects only the author’s view and the Agency is not responsible for any use that may be made of the information it contains.




Charla en el Archivo Histórico Nacional de Madrid

“Humanidades Digitales, Paleografía Digital. El proyecto ViGOTHIC”

El próximo martes 29 de marzo tendrá lugar en el Salón de Actos del Archivo Histórico Nacional de Madrid (Calle Serrano, 115), a las 10.00 de la mañana, una charla informal en la que debatiremos sobre Humanidades Digitales, Paleografía Digital, y el proyecto de investigación en el que trabajo, ViGOTHIC, sobre el que podéis leer más aquí y aquí.

He pensado esta charla como una oportunidad abierta a todo aquel que quiera participar para poner en común nuestras ideas sobre el campo de la paleografía digital, las opciones actualmente disponibles, sus ventajas e inconvenientes. Será un placer contar con vosotros !

 

Actualización 31 de marzo

Quería desde aquí dar las gracias a todos los asistentes al evento así como al magnífico equipo del Archivo Histórico Nacional no solo por hacer posible la charla sino por su participación tan activa en la misma! Poca veces se encuentra uno un público tan predispuesto. Sin vosotros, sin todas vuestras ideas en relación al proyecto, no habría sido tan provechoso como sin duda ha sido.

Para todos aquellos que no pudísteis seguir la charla en vivo o a través de mi cuenta de twitter, os dejo a continuación un resumen de la misma.

storify

[click aquí o sobre la imagen]

Y también podéis acceder al PowerPoint completo de la presentación en mi perfil de Academia.edu.

 

Gracias!




Understanding manuscript illumination

The one thing that has always capture my attention from Visigothic script manuscripts, long before I was able to crack the script and even before knowing that Manuscript Studies existed, is the images, the fascinating depictions of strange human figures standing just in front of me, staring. For me, I guess that especially for being so young ‒ the first time I saw a Beatus I was about 10 ‒, these figures quickly spoke; they were communicating in a way that no other figural representations had done before. I now know a bit more about the manuscripts in which they stand, about their context. These miniatures, illuminations, this type of medieval art, it was developed for people who, like me when I first saw them, could not understand the passage of text to which they were linked to, so even those who cannot read could understand. I did indeed. The fighting serpent-like monsters that populate the Beatos, stood in my mind for years, unconsciously urging me to learn palaeography and now to decipher them. Here my first incursion into the world of manuscript illumination.

I feel I should add a disclaimer. I am a palaeographer, not an art historian. I am not specialised in distinguishing, in dating and placing, representations of art of a magnitude as that of the illumination programmes found in Visigothic script manuscripts by schools, scriptoria, or masters as some of you might. But, I am curious and always open to discovering new things, and since I am reading a lot about the topic lately, I want to learn more. I started with the basics, everything by John Williams on Spanish manuscript illumination, and will continue with more specific readings.[1] I recognise my limitations to judge art history. So, If you are an expert on Mozarabic and/or Northern Peninsular manuscript illumination, my apologies for the inconsistencies that might be in what you are about to read ‒ and, please, you are welcome to share your expertise here if you like. What follows is a very succinct sketch of how I see the world of illumination in Visigothic script manuscripts developed, from the early 8th to the early 12th c.

Verona Orational, c. 720, Tarragona (Verona, Bibl. Capitular, 89)

Verona Orational, c. 720, Tarragona (Verona, Bibl. Capitular, 89)

Before manuscripts in Visigothic script only were written in the Iberian Peninsula, thus with not just some notes or maybe some paragraphs in that script ‒ which roughly corresponds with the proper period of the Visigothic Kingdom ‒, the few examples preserved of manuscript illumination link peninsular production with the Classical tradition (Byzantine). As shown in the image above (Verona Orational), the drawings were marked just by lines, and the occasional figures or geometrical frames were not coloured. In doing so, Visigothic master illuminators show a continuity with the past that will soon be reinterpreted, and, more significantly, the ascription of the peninsula to a shared supranational Mediterranean style.

La Cava Bible, early 9th c., Asturias? (Cava dei Tirreni, Archivio della Badia, ms. 1)

La Cava Bible, early 9th c., Asturias? (Cava dei Tirreni, Archivio della Badia, ms. 1)

Soon after, in the 8th/9th centuries, extant Christian written production moved to the north (Asturias), and there, in semi-isolation, the intense creativity of the easily recognisable medieval peninsular style began to show. The illumination contained in the manuscripts there produced, still scarce, intertwined both traditional (La Cava Bible) and exogenous styles in a way not seen before anywhere.

Cross of Oviedo, 9th c., Cogolla (Madrid, Real Academia de la Historia, Cód. 26) and Relief panel with cross (San Martín de Salas, Oviedo; mid-10th c.)

Cross of Oviedo, 9th c., Cogolla (Madrid, Real Academia de la Historia, Cód. 26) and relief panel with cross (San Martín de Salas, Oviedo; mid-10th c.)

There was a still strong Classical style, with linear, compass-drawn figures, and framed titles (see La Cava Bible above). But, these features, like for example a typical motif of the Classical style as the Canon Tables, created in the 6th c., were reinterpreted in a very personal way. Designs that took shape from antecedents not altogether clear but that, nonetheless, will become quite popular in Visigothic script manuscripts settled. For example the labyrinths or carpet pages, and the Asturian crosses – Cross of Oviedo (see above manuscript Madrid, Real Academia de la Historia, Cód. 26 and the relief panel, and also the reliquary ‘The Cross of the Angels’).

Tendencies that will become familiar later on as predominant, as the brilliant and contrasting hues (red, green, yellow) in frame ornament, and decorated initials based on geometric forms and representations of animal and human figures can also be pinpointed to this period. As for from where this animal/human-like fashion applied to initials came from, J. Williams added a very interesting note on the topic in his book Early Spanish Manuscript Illumination. Paraphrasing, he wrote that although commonly associated with 8th-c. Merovingian illumination, primitive examples appear in Visigothic manuscripts at least as early, and that both Merovingian and Visigothic examples could point to an unknown common ancestry rather than direct influence. And, even scarce, in the first extant examples of illuminated manuscripts it can also be noted the influence of southern features, as the elongated, tear-shaped eyes, or the influence of Kufic script in geometrical-based initials.

Vimara’s Bible, c. 920, León (León, Archivo de la Catedral, ms. 6)

Vimara’s Bible, c. 920, León (León, Archivo de la Catedral, ms. 6)

By the early 10th c., all these styles merged together and were wisely exploited by Leonese monastic scribes in a general cultural revival, showing a “radically expanded notion of the art of book decoration” (J. Williams words). Here is where the plane figures so characteristic of Visigothic script manuscripts took shape, dominating the space as full-page miniatures no longer just restricted to blank spaces next to the text. There is no dimension beyond of height and breadth, no perspective in a classical execution, but flat patterns filled with intense primary colours. They were experimenting with colour and with the Classical conventions of human representation, creating something new, dynamic and full of character, where figures interact with one another surrounded by mostly irregular but still geometric patterns (with preference to circular forms), fish and birds.

Codex Hispalensis, c. 925 (Madrid, Biblioteca Nacional, Vitr. 13,1)

Codex Hispalensis, c. 925 (Madrid, Biblioteca Nacional, Vitr. 13,1)

But, what I find particularly interesting is that, at the same time, manuscripts produced by Christian (Mozarabic) communities in the south, show a prevalence of the Classical, more realistic, style (see the Codex Hispalensis), highlighting, thus, that the explosion of colours was a feature of northern scriptoria. The Islamic influence sought in earlier centuries, though, continued and expanded during this period too. Significantly, architectural formulas as the horseshoe arch (Visigothic, but greatly developed by the Umayyads), ornamental designs based on palm trees and acanthus, peacocks, and the adoption of the seated posture associated with Muslim life when representing figures, among others.

Libro de Horas de Fernando y Sancha, c. 1055, Sahagún? (Santiago de Compostela, Biblioteca Universitaria, Ms 609)

Libro de Horas de Fernando y Sancha, c. 1055, Sahagún? (Santiago de Compostela, Biblioteca Universitaria, Ms 609)

In the second half of the 10th c. Leonese illumination pivoted towards the Carolingian Empire, adopting the designs of geometrical-based, interlaced, initials (Franco-Saxon school), and a sense of “less abstraction” when representing figures, now with a clear narrative purpose.

Initial from the prayer book of Fernando y Sancha (Santiago de Compostela, Biblioteca Universitaria, Ms 609) vs. the same design from a book of Homilies from San Millán de la Cogolla (Madrid, Real Academia de la Historia, Cód. 39, f. 134r)

Initial from the prayer book of Fernando y Sancha (Santiago de Compostela, Biblioteca Universitaria, Ms 609) vs. the same design from a book of Homilies from San Millán de la Cogolla (Madrid, Real Academia de la Historia, Cód. 39, f. 134r)

Perspective was assimilated to the conception of space, and movement was embraced by the still in plain colour figures through complex drapery patterns. Motifs that were not native, as the Christ in Majesty (school of Tours), were also reproduced. However, the, what must have been felt, traditional style continued yet to be used, most likely with a conscious intention to express alliance to customs about to be discarded, as can be seen by the late 11th/early 12th c. illumination programme developed for the Beatus exemplar copied in the monastery of Silos, the BL Add. 11695.

“The Silos Beatus is the swansong of the Leonese style. With its almost exaggerated concern for emphatic pattern and color it pays homage to the style in brilliant fashion at the very moment when Spain was participating in the fashioning of the new Romanesque art whose stylistic premises were based on the plasticity so effectively banished by the Leonese painters” (J. Williams, Early Spanish Manuscript Illumination, 27-28).

Suggested Citation: Castro Correa, A. “Understanding manuscript illumination″. Littera Visigothica (February 2016), http://litteravisigothica.com/understanding-manuscript-illumination (ISSN 2386-6330).

[1] Another basic I found quite interesting is The Art of Medieval Spain, AD 500-1200 (available online thanks to the Metropolitan Museum of Art), particularly because of the way the authors wisely merge politics, society, liturgy, art (broadly understood), and manuscripts.




ViGOTHIC update: learning new things

As many of you might know given that you are reading this post and maybe even other entries on this site, since last September I am working on a Marie Curie funded project called “ViGOTHIC: towards a typology of Visigothic script. The British Library Beatus and its potential for dating and localising Visigothic script manuscripts”, based at King’s College London. The project has two parts: the first one entails the palaeographical analysis of the codex BL Add. Ms. 11695, while the second is focused on comparing traditional time-consuming manual palaeographical analysis with digital palaeographic analysis by applying the software made here at King’s called DigiPal. Yes, I/we are developing a VisigothicPal! This first year of the project, though, my time is devoted to the first part, pure palaeography.

Layout, BL Add. Ms. 11695 (© Ainoa Castro)

Layout, BL Add. Ms. 11695 (© Ainoa Castro)

Although I am supposed to do only the palaeographical analysis of the Beatus, I could not help myself and have also done the codicological analysis, because I want to really understand the codex, the process of making it. As so, I can say with some confidence I now know how many scribes intervened in its copy, how they arranged the text, how was their collaboration. However, I came to a standstill: I identified the quires, the layout of their folios, which scribe wrote each part, but what about the illuminations?

The Beatus is well-known because of its illumination programme. A collection of miniatures that defy imagination by adding to the text of the Apocalypse ‒ that is what the Beatus is all about ‒ a full set of representations of its main topics in a comic-like fashion, so people who were unable to read could easily understand the dreadful text. But, who drew all those images, not only full-page miniatures but also small anthropomorphic figures, and historiated initials?

© BL., Add. Ms. 11695, Beatus, f. 275v (http://www.bl.uk/manuscripts/Viewer.aspx?ref=add_ms_11695_f005v)

© BL., Add. Ms. 11695, Beatus, f. 275v

One of the colophons added in the codex (f.275v) tells us that all the work as for the images was done by only one master illuminator, Pedro. But, was so? I read several articles on the decoration of the Beatus lately, and (surprise!) scholars who have published on the topic do not seem to agree. Some wrote that each scribe did also the miniatures of their corresponding quires while some others that was only that Pedro, who drew them all. Likewise, some included within each opinion the initials and anthropomorphic figures, others did not mention differences. Thus, although not required for the project, I wondered, which is, at least more likely, the correct answer? Because let’s face it, when thinking about the cultural context of the manuscript, it is not the same to have a full set of skilled scribes who were also exceptional illuminators, that great scribes paired with an amazing illuminator. Even better, it is not the same to have one illuminator than several, working together at the same place at the same time, right?

Am I capable of scientifically analyse miniatures to identify authorship? I am a palaeographer, not an art historian, so no, I am not, or not yet. But I decided to give it a try. And why not to post about it? What follows is a very succinct sketch of the world of illumination in Visigothic script manuscripts.

 

[              Understanding manuscript illumination              ]

 

 

 

Suggested Citation: Castro Correa, A. “ViGOTHIC update: learning new things″. Littera Visigothica (February 2016), http://litteravisigothica.com/vigothic-update-learning-new-things (ISSN 2386-6330).

EUlogo

Project VIGOTHIC has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under the Marie Sklodowska-Curie grant agreement No. 656298. This post reflects only the author’s view and the Agency is not responsible for any use that may be made of the information it contains.